Cuando compartes la custodia de tus hijos con tu ex pareja, el calendario de vacaciones puede llegar a ser todo un desafío; incluso, se podría decir que es uno de los más grandes conflictos de custodia que se presentan durante el año. A pesar de cualquier desacuerdo que se presente mientras se eligen las fechas en las que los niños pasarán contigo o con tu ex, es importante recordar que lo único que se debe considerar es la felicidad de tus hijos. Cabe recalcar que la tensión y los conflictos entre tú y tu ex pareja pueden evitarse llegando a un acuerdo que les favorezca a ambos.

¿Qué puedes hacer para evitar estas confrontaciones con tu ex pareja?

Primero que nada debes revisar a tiempo tu orden de custodia o acuerdo, hay que corroborar que exista una fecha determinada, ya que generalmente las vacaciones se rotan anualmente entre los padres. Sin embargo, la mayoría de los padres olvidan revisar estas órdenes o acuerdos hasta que ya es demasiado tarde para realizar los cambios deseados. Si tu orden es ambigua o no recuerdas quién tuvo a los niños las vacaciones anteriores, comunícate con el otro padre y ve si pueden llegar a un acuerdo que les convenga a ambos, para que no haya confusión, sobre todo para tus hijos.

En dado caso que no cuentes con una orden o acuerdo de custodia, trata de llegar a un acuerdo, ya sea directamente con el otro padre o por medio de un abogado. Como último recurso, puedes intentar ir a corte y que un juez resuelva el problema, sin embargo, es poco probable que puedas obtener una fecha de corte antes de las vacaciones; por ello es importante considerar el uso de la mediación como medio para llegar a un acuerdo.

Otro punto importante es no discutir las fechas de vacaciones con tus hijos hasta que se haya confirmado dónde y cuándo van a pasar las vacaciones. No esperes a último momento para compartir con ellos cuáles serán los planes, los niños aprecian saber de antemano este tipo de cosas, así ellos pueden anticipar cómo van a pasar su temporada de vacaciones.

Y por último, no pongas a tus hijos en medio de una batalla de custodia, especialmente si son disputas por los días festivos. Si tú y tu ex pareja no pueden llegar a un acuerdo en cuanto a quién tendrá a los niños en cierta fecha, no les preguntes a ellos dónde quieren pasar sus vacaciones. Los hijos de padres separados se enfrentan ya a suficiente estrés y presión, ponerlos en medio de este tipo de conflictos no les hará ningún bien, al contrario.