Decidió que necesita un abogado. ¿Cuál deberías elegir? Literalmente somos miles, así que, ¿qué puede hacer para limitar su búsqueda? Aquí hay algunos buenos consejos para navegar el océano absoluto de abogados que existen.

La primera forma de reducir su búsqueda es por experiencia. Como los médicos, los abogados se clasifican a sí mismos. Los abogados se dividen en dos amplias categorías: Transaccional y Litigios. Los abogados transaccionales son los que se especializan en ayudar a que se realicen transacciones con documentación legal y estructuración de entidades corporativas. Estos abogados no van a los tribunales. Los abogados litigantes son los abogados que ayudan a las personas a resolver disputas en tribunales, mediaciones y arbitrajes. Entonces, si le entregan un documento judicial (documento de corte), sabrá que necesita un litigante. Si desea realizar una transacción (es decir, un acuerdo de bienes raíces o un plan de sucesión), entonces necesita un abogado de transacciones.

Los abogados transaccionales luego subcategorizan según lo que desea que se haga. Algunos ejemplos son los planificadores de sucesiones que redactan testamentos y fideicomisos, los abogados corporativos que realizan contratos con el consumidor (como los contratos que usted firma para comprar un automóvil), los abogados de bienes raíces pueden realizar escrituras y otras transferencias de documentos de título, y los abogados de propiedad intelectual hacen patentes, marcas registradas, y derechos a la literatura y cine.

Los abogados litigantes subcategorizan por tipos de demandas. Hay abogados de familia, abogados de sucesiones, abogados civiles y abogados de bancarrotas, por nombrar algunos. Algunos abogados solo trabajan en tribunales federales y otros solo en tribunales estatales. Por lo tanto, sus documentos judiciales le informarán un poco más sobre el tipo de abogado que necesita.

Ahora que sabe qué tipo de abogado necesita, ¿cómo elige al abogado adecuado dentro de esa categoría? La siguiente diferenciación es cómo se les paga. El costo siempre es un factor a la hora de elegir a su abogado, así que utilícelo para ayudarlo a reducir aún más su búsqueda. A los abogados se les paga una tarifa fija o una tarifa por hora, la mayoría de los abogados cobran por hora. Los abogados por hora cobran por hora, y usted será responsable de pagar los costos (costos externos a terceros) y la tarifa por hora del abogado cada mes. Los abogados de contingencia reciben un porcentaje de lo que recupere en el caso (solo paga si se gana).  Por lo general abogados de contingencia son abogados que llevan casos de accidentes, acciones de clase (class actions), y casos laborales.

Ahora que sabe qué tipo de abogado quiere y cómo quiere pagarle, ahora viene la parte más difícil: el abogado adecuado. ¿Qué tipo de abogado es el más adecuado para usted? Esto es realmente una cuestión de personalidad. Lo crea o no, los abogados también son personas. Algunos son más reservados y no muy buenos en la comunicación. Otros son sociables y les gusta platicar. Debe saber cómo desea que se le comunique y cómo desea que se maneje su caso. Algunos abogados harán todo lo posible y solo querrán que usted firme cheques. Otros quieren que usted participe mucho, y muchos están en el punto intermedio, donde necesitan su opinión sobre los hechos de su caso, y luego lo toman a partir de ahí. ¿Quieres comunicación diaria, comunicación semanal o simplemente llamarme cuando termine? (No recomiendo el último). Al igual que su médico, obtenga segundas opiniones antes de decidirse por la que cree que puede confiar más. Una cosa que insisto en que haga: hacer que su abogado satisfaga su intelecto. Nunca salga de la oficina del abogado a menos que sepa lo que está sucediendo y se sienta seguro del resultado esperado. Muchos clientes me vienen de otros abogados y les pregunto qué pasó con su caso, y todo lo que obtengo son miradas en blanco a cambio. Debe saber en general lo que está sucediendo, no todas las legalidades, pero debe saber dónde se encuentra en su caso, qué está sucediendo a continuación y cuál es el resultado esperado.

Entonces tendrá la mejor asociación entre abogado y cliente que pueda tener. Buena suerte en el océano de abogados, y cuidado, hay tiburones en el agua.

Escrito Por: Lic. Andrew Stilwell, Contreras Law Firm